8/5/15

Series británicas: The White Queen


Descubrí esta serie de la BBC cuando se estrenó en el verano de 2013, y lo cierto es que tras ver el piloto la dejé apartada durante unos meses, cuando decidí darle una segunda oportunidad. Ambientada en la convulsa Inglaterra del S. XVII, desarrolla el conflicto de la guerra de las dos rosas, que enfrentó a Lancaster y York. Narrada a través de la figura de Elizabeth Woodwille, también llamada la reina blanca, esposa del rey Edward IV. Cargando con parte del peso de la producción, Jacquetta Woodwille, Lady Anne Neville y Margaret Beaufort, todas ellas personajes en los que Philippa Gregory ha basado las novelas en las que está inspirada esta serie. Comento mi opinión tras el salto.


Reconozco que desde que la terminé, he vuelto a verla (si sirve de excusa lo hice con mi madre. otra amante de todo lo relacionado con la historia) y me he leído los cuatro libros que han servido de base para desarrollar esta historia. Una historia que tal vez hayamos escuchado en numerosas ocasiones, una cruenta lucha entre primos, que aquí se narra desde la perspectiva de las mujeres. La autora se lamenta de cómo las mujeres Tudor de un siglo más adelante están perfectamente estudiadas, mientras que las de este período han estado sumidas en un halo de oscuridad. Este hecho es especialmente notable en el caso de la protagonista, Elizabeth Woodwille o Grey (Rebecca Ferguson), reina consorte de Inglaterra de 1464 a 1483. De origen noble pero no real y viuda de un Lancaster, familia enemiga a la del rey, su futuro esposo, se dice que le embrujó, llegando a tener que defenderse de acusaciones de hechizería por parte de los consejeros de su marido.


Su madre, Jacquetta Woodwille, Condesa de Rivers (Janet McTeer), descendía de la nobleza de Luxemburgo, y por tanto, tradicionalmente, de la diosa del agua Melusina. Fue dama y mejor amiga de la reina Margaret de Beaufort, esposa del último rey York, Henry VI. En su caso fue juzgada y a punto de ser ajusticiada por practicar la brujería. Como estos dos ejemplos demuestran estamos ante un mundo en el que las mujeres que no seguían el camino establecido, marcado estrictamente por los hombres de su vida, eran tachadas de encantadoras o locas.


Las dos mujeres que completan el cuadro son Lady Margaret Beaufort "la reina roja" (Amanda Hale), madre del futuro Henry Tudor, la cual hará lo que sea por conseguir ver a su hijo sentado en el trono y Lady Anne Neville (Faye Marsay) reina consorte de Richard III, que no parará hasta arrebatar el poder de las manos de su cuñada.


Aunque por lo que esté describiendo parezca una serie de mujeres, los hombres están presentes, forzosamente teniendo en cuenta que eran los que dirigían el destino del reino, la política, y a las propias mujeres. Un retrato a una época fascinante, magníficamente producido y ambientado, con unas buenas interpretaciones. Cada capítulo te deja con ganas de saber más, de continuar descubriendo los avatares de estas figuras. Intrigas palaciegas, cambios de lealtad, guerra, amor, escenas de sexo... De las mejores series históricas que he visto


No hay comentarios:

Publicar un comentario